Fotos del Parque Gustavo Knoop:

5/7/09

¡Pasajeros al tren!
Así son las Cosas
por Oscar Yanes, El Universal, Julio 7, 2006

"¡Pasajeros al tren!", gritó el vigilante y se escuchó el pito de la locomotora Cóndor.

"Mucho cuidado con El Encanto...", le aconsejaban las madres a las muchachas casaderas cuando iban a pasear por el bosque, "porque por allá hay muchos mogotes y cuando una señorita pierde
aquello ya no tiene remedio...".

El padre de El Encanto fue un alemán llamado Gustavo Knoop, director del Gran Ferrocarril de Venezuela, quien fundó todos los parques que usted podía ver desde las ventanillas del tren cuando viajaba de Caracas a Valencia.

Durante más de un cuarto de siglo Knoop se dedicó a sembrar árboles a los dos lados de la línea férrea desde Caracas hasta Valencia. Era un creador de bosques y de parques, al estilo alemán. Todas las estaciones eran una copia exacta de las que se veían en Alemania. Es decir que este ferrocarril que el pueblo bautizó con el nombre de "ferrocarril alemán" era alemán de verdad.

El tren salía desde la estación de Palo Grande y después de recorrer 35 kilómetros llegaba a El Encanto. Un viaje corto, pero con breves escalas en Antímano, Las Adjuntas y Los Teques. La vía tenía una extensión hasta Valencia de 176 kilómetros, con 86 túneles y doscientos doce puentes. El túnel número diez es el más grande entre Los Teques y El Encanto, tiene 267 metros de longitud desde Caracas hasta Valencia y 25 estaciones.

El Encanto es la quinta estación saliendo de Caracas. Ir en tren a Valencia salía por cuarenta y cuatro bolívares.

Estas eran algunas de las tarifas: de Caracas a Los Teques, ocho setenta y cinco; Las Tejerías, 19,25; La Victoria, 26,25; San Mateo, 27,25; Cagua, 28,25; Turmero, 29,25; Maracay, 34 bolos; Guacara, 40,50. Vendían cupones por ciento cincuenta bolívares y con ellos podías comprar billetes "para el cónyuge, hijos y sirvientes del portador siempre que vayan con él en el mismo tren a la misma estación de destino".

En 1894 el tren fue inaugurado por el presidente Joaquín Crespo, quien vivía justamente en el palacete de Santa Inés, construido en zona adyacente a la estación del Gran Ferrocarril Caracas-La Guaira que había sido inaugurado por Guzmán Blanco en julio de 1883.

La gente le tenía mucho miedo "al mal de tren", enfermedad que según los pasajeros la ocasionaba el mismo viento, por lo que no se debían abrir las ventanillas. El "mal de tren", diagnosticaban los boticarios, causaba "graves dolencias entre pecho y espalda".

Los viajeros que iban a Valencia "en el caballo de hierro" decían que "era conveniente ir con gorra y bufanda, mientras el cuerpo se acostumbra, pues "al abrir una ventana puedes quedar tullido".

El ferrocarril tardaba siete horas para llegar a Valencia, a veinte kilómetros por hora. El mismo tiempo tarda usted hoy en subir a un avión en Maiquetía y llegar a Madrid.

Una de las estaciones del tren, llamada Las Mostazas, se hizo famosa por las empanadas de gallina, a real.

Los caraqueños inventaron un refrán: "más cara que una empanada de Las Mostazas". En Caracas pagabas a locha una empanada de caraotas.


Así son las cosas.

30/6/09









































































































































































































































































24/6/09


  • El animal mas dormilón es el Koala, duerme 22 horas por día. El Koala Australiano nunca toma agua, pues se alimenta únicamente de hojas de eucalipto y de ellas obtiene la humedad que necesita.
  • Las abejas nacen con el mismo tamaño que tienen a lo largo de su vida.
  • La hembra de los "Caballitos de Mar" pone sus huevos (hasta 200) en el macho y es este el que queda preñado. Luego de 6 semanas de gestación dentro de su abdomen, tiene lugar el parto que puede durar hasta dos días.
  • Los mosquitos tienen cuarenta y siete dientes.
  • El tiburón ballena tiene más de 4,500 dientes.
  • El corazón de un canario late hasta 1,000 veces por minuto.
  • Todos los inviernos, unos mil buitres se reúnen en el parque nacional de Gettysburg, en Estados Unidos, pero nadie sabe por qué. Los investigadores han apuntado que la explicación esta posiblemente en la sangrienta batalla ocurrida allí en 1863. Más de 50.000 hombres yacían muertos o heridos en la zona. Los buitres pudieron sentirse tan atraídos por la gran cantidad de carroña como para volver allí año tras año, y pasar esa costumbre a sus descendientes.
  • El tamaño del cerebro de un cocodrilo es igual al del dedo pulgar de una persona.
  • Las moscas tienen 15,000 papilas gustativas, en las patas.
  • Es físicamente imposible para los cerdos mirar al cielo.
  • El mayor crustáceo del mundo es el cangrejo gigante de Japón. Aunque su cuerpo mide sólo 33 cm, sus patas sobrepasan los 5 metros.
  • Las cebras no son blancas con rayas negras, sino negras con rayas blancas.
  • Los elefantes son los únicos mamíferos que no pueden saltar (afortunadamente).
  • En un estudio de 200 mil avestruces por un período de 80 años, en ningún caso se reportó que uno de ellos metiese la cabeza bajo tierra ni lo intentase.
  • El pájaro-elefante, medía 11 pies de altura y pesaba más de 1,100 libras. Este monstruo tenía un largo cuello, alas pequeñas atrofiadas y masivas piernas. Era exclusivo de la isla de Madagascar y se extinguió en la última parte del siglo 17. Un hombre se podía parar entre sus piernas.
  • Las Ardilla por el olfato sabe si la nuez esta buena o mala, sin tener que abrirla. Es de la misma familia que el ratón y el conejo. Son capaces de abrir las nueces royéndola con los dientes. Guardan las provisiones para el invierno en los troncos de los arboles. Tienen grandes ojos, muy vivos. Hay ardillas voladoras, que se llaman así porque planean al lanzarse de un árbol a otro. Al saltar de un árbol al otro, usan la cola para guardar el equilibrio.
  • El ser humano tiene más de 600 músculos. Una oruga más de 2,000.
  • Los murciélagos de Indonesia, los más grandes del mundo, llegan a alcanzar el medio metro desde el morro a la cola, y tienen una envergadura con las alas desplegadas que llega a 1,9 metros. Afortunadamente, estos monstruos voladores sólo se alimentan de frutas.
  • El "cuac" de un pato no produce eco y nadie sabe porqué.
  • Es posible guiar a una vaca hacia arriba de unos escalones, pero no es posible hacerlo hacia abajo porque las rodillas de las vacas no pueden doblarse de una manera apropiada para caminar cuesta abajo.
  • Sorprendentemente, solo algunas especies de pirañas son carnívoras, y muchas comen frutas y otras plantas que caen al rio.
  • Durante el eclipse de sol del 27 de febrero de 1979, que fue visible en Norteamérica, las gallinas se pusieron a poner huevos a un ritmo frenético.
  • Con sus aullidos, el jefe de una manada de lobos consigue convocar a una cacería a otros lobos situados a más de 20 kilómetros.
  • Un cocodrilo no puede sacar la lengua.
  • La cucaracha puede vivir nueve días sin su cabeza, antes de morir de... hambre.
  • El pez abisal Chauliodus, que vive a una profundidad de 2.200 metros, tiene en el interior de la boca una especie de letrero luminoso con 350 puntos de luz, con los que atrae a sus presas.
  • Ni las ratas ni los caballos pueden vomitar.
  • Generalmente, la boca de un perro tiene menos bacterias y gérmenes que la boca de un humano
  • Los primeros pollos fueron domesticados en China hace unos 6.000 años. Luego se introdujeron en Corea y Japón.
  • La orina de los gatos brilla con la luz de neón (esa de las discotecas).
  • Cuando los conquistadores ingleses llegaron a Australia, se asombraron al ver unos extraños animales que daban saltos increíbles. Inmediatamente llamaron a un nativo (los indígenas australianos eran extremadamente pacíficos) y les intentaron preguntar mediante señas. Al notar que el indio siempre decía "Kan Ghu Ru" adoptaron el vocablo ingles "kangaroo" (canguro). Los lingüistas determinaron tiempo después que el significado de lo que los indígenas querían decir era "No le entiendo"